Páginas vistas en total

jueves, 17 de febrero de 2011

INTRODUCCIÓN-2000 AÑOS DE MISA


1. INTRODUCCIÓN

2000 AÑOS DE MISA

HISTORIA, LITURGIA, SIMBOLISMO DEL SANTO SACRIFICIO
1- “2.000 años de Misa”. Algunos dirán: ‘No es cierto, puesto que no se celebraba la Misa en la época apostólica como se la celebra hoy día’. La objeción es válida. Pero también es cierto que se trata de la misma Misa, en estado germinal.
La liturgia de la Misa creció como una vid.
En los primeros siglos echó sus raíces, creció y se formó su tronco. De manera tal que ya en el s.VI se vislumbraba cual habría de ser su porte y su fisonomía.
Luego crecerán sus ramas y se vestirá de hojas.
Algunos observarán: ‘Aquí se ven injertos’. Respondemos: Tanto mejor si es para darle a la planta lozanía y belleza. En la Edad Media, en efecto, se agregarán ciertos elementos al tronco primitivo, pero ello no significará el que la vid se trueque en espino.
Finalmente llegará al tope de su crecimiento hacia finales de la Edad Media.
En el s.XVI San Pío V no hará más que podar algunas ramas, o si se quiere, extirpar las hiedras que se habían encaramado a la vid ( restituyó el rito ‘según la norma de los Antiguos Padres’....)

2- Vamos, pues, a ver en primer lugar el árbol en su conjunto, y contemplar las distintas etapas de su crecimiento.
Luego analizaremos cada rama, cada hoja, y por momentos, hasta las nervaduras.
¿Vale la pena tal análisis?
Cuando uno tiene un fino diamante entre sus manos lo mira detenidamente, y no se conforma con una mirada de conjunto, sino que lo hace girar sobre su palma para contemplar cada una de sus facetas y arrobarse con sus destellos. La Santa Misa es ese diamante. Es la perla evangélica por la cual debemos estar dispuestos a vender y dejarlo todo.
“Yo me animo a decir - son palabras de san Agustín- que Dios, aun siendo omnipotente, más no pudo dar; siendo sapientísimo, no supo dar más; y siendo riquísimo, no tuvo más que dar” (Trac. 84 in Joan.)[1]
Siendo así ¿podrá haber estudio más provechoso? . “Si scires donum Dei...” (Jn.4,10)

3- Por eso, toda reforma del rito tendría que respetar el crecimiento orgánico y tener en cuenta el porte, belleza y perfección alcanzados ya por el rito.
Porque puede ocurrir que un grupo de “especialistas” considere que la antigua vid está marchita. Cometer la torpeza de arrancarle las hojas, desgarrar sus ramas y hachar su tronco. Y en su lugar poner una higuera estéril… Y dejarnos así sin las dulzuras del vino…
Recordemos las terribles palabras de san Alfonso María de Ligorio: “…Por esto el demonio se esforzó siempre por suprimir la Misa del mundo, mediante los herejes, a quienes hizo precursores del Anticristo, que lo primero que procurará hacer y hará, será abolir el sacrificio del altar, en castigo de los pecados de los hombres, como profetizó Daniel(8, 11 ss.):’Y se ensoberbeció hasta contra el príncipe de la milicia, le quitó el sacrificio perpetuo y arruinó el lugar de su Santuario”[2]
No dejan de ser preocupantes las palabras dichas por un sabio liturgista contemporáneo, Mons.Gamber, respecto al nuevo rito de la Misa, en cuanto a la posibilidad de invalidez[3].
4- Por eso debemos aferrarnos a nuestra antigua vid, la que tiene sus ramas en forma de cruz, la cruz que nada ni nadie podrá destruir.

“Stat crux dum orbis volvitur”.


NB: Este trabajo fue redactado hace ya mucho tiempo. Se hace en estos días más útil, dado que el Santo Padre Benedicto XVI ha querido liberar de toda traba la celebración de la Santa Misa según el rito multisecular. (Que por otro lado, nunca fue derogado)



NOTAS

[1] “Audeo dicere quod Deus, cum esset omnipotens, plus dare non potuit; cum esse sapientissimus, plus dare nescivit; cum esset ditissimus, plus dare non habuit”

[2] "La dignidad y santidad sacerdotal", p.166, Apost.Mariano, Madrid, 1983.

Algo similar dice Dom Gueranger: "Si el Sacrificio de la Misa se extinguiera, no tardaríamos en volver a caer en el estado depravado en que se encontraban los pueblos afectados por el paganismo, y tal será la obra del Anticristo. Procurará todos los medios de impedir la celebración de la santa Misa, a fin de que ese gran contrapeso sea abatido, y que Dios ponga fin entonces a toda cosa, no habiendo ya razón de hacerlas subsistir. Nosotros podemos fácilmente comprenderlo ya que después del protestantismo vemos mucha menos pujanza en el seno de las sociedades. Se han levantado guerras civiles, acarreando la desolación, y ello por la sola razón de que ha disminuido la intensidad del Sacrificio de la Misa. Es el comienzo de lo que ocurrirá cuando el diablo y sus ministros sean desencadenados y diseminados por sobre toda la tierra, difundiendo allí la confusión y la desolación, como ya nos advirtió Daniel".
(Explication de la Sainte Messe p.107)

[3] "Le nombre de messes véritablement invalides pourrait bien avoir considérablement augmenté depuis la réforme liturgique" ("La réforme liturgique en question, p.43)


LOS IRLANDESES NO CLAUDICARON DE LA FE, A PESAR DE LA PERSECUCIÓN CRUEL Y TENAZ, POR PARTE DE LOS INGLESES, PORQUE ESTABAN SOSTENIDOS POR EL SANTO SACRIFICIO DEL ALTAR.  Así lo recordaba el Papa Pío XI en Congreso Eucarístico de 1932 :
« ...Arouse their spirits so that, never forgetful of the ‘Mass Rock’, they faithfully cherish devotion to the Holy Eucharist as a standart of their Faith, and as a defence against errors »

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada